Dramas de mi adolescencia.

24 de julio de 2014

Architecture of our identity

Aseguro que en el centro de mi gran ciudad, del ruido y la gente, suelo levantar la mirada y mirar el pasar. Ir y venir, correr o trotar, creo que veo más allá de los rostros, aunque a veces admito que suelo dudar. Un día me dijeron que la única forma de que las personas queden por siempre a tu lado, es solamente en una fotografía. Hoy puedo decir que difiero, y explicare por que.
Conocemos las maldades del mundo, por lo que vivimos pendientes de ellas. Así como podemos ver día a día la indiferencia, la avaricia o el racismo traspasar los años, pienso cómo puede gustarme tanto ver un nene correr, un anciano reír; a mi abuelo reír, dormir con mi gata u oler el pasto. Pienso como podría volver atrás y quedarme ahí por siempre, en ese pasto, en esa foto. Pero una fotografía no logra disparar el ruido de esa risa picara, ni transmitir su calor. Ese mismo papel capta un recuerdo a velocidad luz, un momento que nunca mas volverá a repetirse, pero solo la memoria puede volverla a revivir. Gracias Dios por hacer que exista la memoria. (Aunque a veces quisiéramos no tenerla) Me pregunto, ¿Como se ven tus ojos al mirar el sol? ¿Como es el frío de besar la lluvia, o explotar burbujas? Solo puedo asegurar que hace rato que no lo siento, y aunque pueda recordarlo, la muerte ni el tiempo podrán esperarnos.Podemos estar llenos de rencor y de alegría, pesadez o culpa, como calma. Es intenso ¿no? Vivimos demasiadas emociones para nuestros frágiles cuerpos cada día sin notarlo. Cuantas cosas ahí que no vemos. Citamos, y no actuamos; hablamos pero escuchamos; mentimos sin  intención y hasta juzgamos sin compasión. Tememos de la muerte, pero más de nosotros mismos.


Para mama, quien me dio los ojos.

23 de febrero de 2014

Stronger than me

Estoy flotando…me siento libre y segura; pero cuando abro los ojos, estoy sola. Sé que necesito terapia, me lo han dicho. Gente desconocida, amigos o familia, e incluso esa mujer que me reprobó la parte psicológica del examen de manejo por haber dibujado mal un par de puntos. (Según ella, estaba mal no haber tenido terapia por la muerte de mi padre). Sabía que algún día esto ocurriría desde que tengo memoria. Cada día estoy sintiendo mis esfuerzos más inútiles frente a la facultad, al amor o el cariño hacia mi misma. No hay más toxinas que me logren mejorar, ni música que me haga calmar. Cuando ya la escritura no me basta, y cuando pido al cielo no ser mi propia cena. Hay muchas cosas que de niña me guarde y hasta hoy adulta me prive. No todo es una coincidencia y todo lo que hasta hoy se juntó, explotó. Hoy necesito ese extraño que escriba cada cosa que digo, que me mire pensativo asentando con la cabeza y me pregunte “y eso como te hace sentir?”.

No necesito ayuda, las cosas que he vivido han pasaron y fueron pisadas. Solía decir, con mucha razón. Pero hoy mi presente está lleno de problemas y promesas sin cumplir; y aunque pueda darme vergüenza admitirlo, se que no estoy bien. No sé si me lo merezca o me termine ayudando, pero tengo que intentarlo. Por mi estado mental, por mama y mi alrededor. Asique es probable que vuelva a ver a mi doctora, y mienta diciendo que intente suicidarme más tres veces para que me tome en cuenta; porque aunque no esté muerta por fuera como me pueden ver, el silencio es el grito más fuerte que no falta mucho para que termine por secarme.
Papa te extraño, no la dejes caer; ni a mí tampoco. 

15 de noviembre de 2013

La carta de un pez II

Querido amigo, no tengo muchas palabras en estos momentos más que de alegría y pura vida. El tumor de mi madre se ha reducido un 80%, y existe la posibilidad de que no tenga que ser operada. Poco tiempo he tenido últimamente, pero te aseguro que he vuelto a creer. Esta vida bajo el mar no es tan mala como parece, he encontrado buenas almas a mi alrededor; podría decir que las perfectas para mí. Todo ha sido muy dificil, pero no imposible. Mama ha sufrido, al igual que todos nosotros. Quisiera poder abrazarte con cada escama de mi cuerpo, llenarte de mi oloroso hedor. Gracias por el apoyo, y tu incondicional fuerza.

(Quiero aclarar más de una cosa en este escrito. Hola lectores, primero  que nada mas de una vez he intentado informar sobre estos acontecimientos de mi madre en el único lugar donde puedo encontrarlos a ustedes, pero el blogger ha estado un poco cabrón conmigo y no me ha dejado escribir. Si existiera físicamente, le agradecería por haberse ablandado hoy y dejarme compartir esta gran noticia. Segundo y principal, pocas veces he leído y llorado con la fuerza que todos sus comentarios me han dado, sus rezos y apoyo han hecho posible que se haya estado en pie, corrección…que se siga en pie, dando todo. Quisiera poder encontrar a cada uno de ustedes y darles un ramo de flores tan grande como una hermosa casa y agradecerles, por caminar siempre conmigo)

16 de agosto de 2013

La carta de un pez

No sé cuál es la reacción de las personas al sentir que aquellas que mas aman están al borde de irse. Irse para no volver. Poder ver mi rostro al escuchar que mi madre tiene tres tumores, o pensar que es la única persona en el mundo que me queda, ya que mi padre tuvo un viaje solo de ida también. Sé que esto es muy triste pero vos sos el único que me escucha, asique pienso escribirte para intentar componerme. Yo antes no era un pez. Más bien, me sentía un flamenco que le costaba volar en medio de muchos que si podían, hasta que pude asimilarme con mis hermanos y ser una más. Qué raro; recuerdo ver aquellos diminutos vertebrados sin destino alguno pasar al lado de mis alargadas patas, sin poder ver más allá del agua, hasta que decidí cambiar mi cuerpo por algo a lo que finalmente me asimilaba mas. Hacía tiempo que el rostro no me ardía tanto, que mis ojos no estaban tan mojados, como los de un pequeño pez! 
Que irónico no? Apenas puedo mirarla a los ojos y pensar en su estado; ver hoy su fuerza para sonreír. “Perdón mama, soy tan débil” dije, al llorar desesperadamente e irme de donde estaba. Creo que hacía tiempo que no quería hacerme tanto daño, quería verme sufrir, morir con ella, escapar. Mi vida se iría con ella, ya no hablaría mas. Me pregunto porque dije hoy que me encontraba tan bien, supongo que uno nunca sabe lo que le depara el destino en cuestión hasta de segundos. Hoy o nunca, cada día es un golpe más fuerte, como si me sacaran el aire; dejándome morir. Me ahogo cada vez más, nada  me deja respirar. Mis palabras son simples, pero concretas. Pocos saben todo esto, y tan pronto sepa algo mas te mantendre al tanto. Te pido perdón si no siempre te escribo, últimamente estoy aislándome de los demás, he dejado de volar. Ya no podia más, me tuve que volver pez. 

25 de julio de 2013

Close your eyes



Había estado por mucho tiempo esquivando varios espejos, aquellos que en su reflejo podía verlo; dándomelas de fuerte queriendo simular haber borrado de mi mente cada una de sus maravillas. Pero esa noche después de tanto tiempo…hubiera deseado ser una mujer de hojalata, ¿Podía mi sonrisa nerviosa haber sido más obvia? Cada uno de mis sentimientos comenzaron a girar cual agujas de un reloj, había algo en mi pecho que tenía cuenta regresiva. Juro que es verdad y que no miento, mi mente trataba que no, pero mi cuerpo pedía a gritos un sí. Esa necesidad de tocarlo había vuelto,  quería que sea todas las canciones de amor que podía escuchar. Quiero decirle tantas cosas que todavía no pude, que tenga en claro que lo amo por encima de todo. Esa tarde había sentido algo que nunca, sus manos rozando mi espalda, nuestras narices chocar y el extraño ruido que hace al besarme, me hacía reír y sentirme afortunada. 
 No había una mirada más cálida que la suya, ya no había más invierno. Ese día no había nadie más a nuestro alrededor, ni miradas ni prejuicios. Tenía que amarlo todos los días, no había nadie más por quien quería dar mi cuerpo que por él, y si aquello era un sueño no quería nunca más volver a despertar. Con tan poco había logrado enamorarme una vez más, ansiaba que fuera el único hombre de mi vida, y yo la única mujer de la suya. Sabe decirme todo lo que quiero escuchar; hacerme sentir como si me conociera de otra parte, reconociendo cada movimiento que me hiciera temblar.

25 de mayo de 2013

Stop crying your heart out.



Aquí en mi reflejo, que mas puedo decir? Nunca fui como ellos pero ahora puedo aparentarlo. No quiero pedir mas perdón por mis pecados ni reconocerlos como tal.  He visto un millón de personas, he visto un mundo nuevo. He conocido por fin el exterior. Nunca había rezado, pero esta noche me encuentro arrodillada. Sabes cómo mojar mis alas, prohibiéndome volar. Sabes que con tus ojos me logras juzgar, y la peste destructora de cada una de tus palabras me sabe destruir. Como las rosas me cubro de espinas, ya no seré la misma. Ya no habrá más inocencia ni esperanzas, ilusiones o promesas, no soy lo mismo que ayer, no quiero las mismas cosas hoy. Pero lo que un día destruye habrá un mañana para arreglarlo. Nunca lograras cambiar el pasado, solo queda mejorar el futuro. Vive y sueña como quieras, haz lo que más deseas y lo que creas correcto. El mundo no es como antes, ahora ya acaba; y no hay tiempo que de tiempo para pensar tanto tiempo.

17 de marzo de 2013

Salando las heridas

“Sabes, creo que sos la persona más buena que conocí, se que si estuviéramos juntos, nunca me lastimarías”
Siento todavía sus manos rozar mis mejillas. Su expresión era fría, pero su rostro tan bonito como una fotografía. Podía sentir mi respiración entrecortada, estar en su cama y escucharlo hablar, verlo reír o manejar y olvidar por completo cualquier mal que existía. Su mirada fija en la mía me hacia cerrar los ojos, y recordar el calor de una estufa en invierno o un té con mandarinas. La sonrisa que nunca muestra, esa que tanto odia y podía hacerme hacer cualquier cosa. Si pudiera algún día saber más que con palabras, que tan entregada pude haber estado. Que tan bien pude haber llenado sus huecos vacios, su soledad. Pero le costaba tanto entender, tanto creer que alguna vez hubo alguien ahí, solo para él. Hay personas que viven más que otras,  hay algunas que solo existen; hay quienes saben de música y otras, solo bailan. Creemos que todo pasa por algo, que ningún error nos define. No sabemos cuánto tiempo dura un mal momento, ni a qué hora alguien comienza a querernos, y aunque nos cueste creerlo, no viviremos pendientes de la agonía de las obsesiones ni del mal que nos hacía, porque siempre hay personas nuevas en el camino, siempre hay nuevas oportunidades.

23 de febrero de 2013

Desnuda en su cama, perdida en mi mente


La ropa tirada en el suelo y los libros sin terminar como esta historia que pareciera siempre volver a empezar.  Puede haber tantas pastillas en mi escritorio como mis ganas de perderme a mí misma, dejarme caer en tus firmes brazos o besar tus raspadas mejillas. Podías cargarme con tanta intensidad como una tormenta y hacerme entender cada día, que tan de memoria me conocías; hacerme sentir como un simple manual, un animal adiestrado. Repito la misma canción y acostada bajo el velador viendo moscas buscar la luz; hay tanta desesperación en sus ojos que podía sentirme igual. Al tanto estas de cada daño que causas, pero nada nunca podrás cambiar. Creer que existe una vaga esperanza que te haga discurrir debilita cada fibra de mi cuerpo. Es como si no me perteneciera, como si dejara que me usara conscientemente, sabiendo que me habla cuando quiere y me ignora siempre que lo necesito.  Aceptamos el amor que creemos merecer, reconocemos nuestros errores y calculamos las consecuencias; dejando atrás nuestros anhelos, y acostumbrándonos a lo prohibido; a lo tentador.

20 de enero de 2013

The paranoia of our skin

Retroceder las imágenes en mi cabeza  y volver los años recordando aquel dialelo, círculo vicioso que no podíamos dejar de transitar. Peleas, disculpas, risas y peleas. Cuando sientes que estas cansado de toda tormenta, cuando quieres terminar pero no sientes el cuerpo, cuando no hay fuerzas. Sale el sol, y entiendes lo demás. Entiendes que ha despertado pero no que siempre quedara. No conociéndolo, con su orgullo bien en lo alto, y sus tan seductoras historias de penurias amorosas, que lograban ensuciarme frente a los alrededores hasta por debajo de mis uñas. 
Yo había sido firme, solo quería a ese hombre como un amigo; solo que eso no le bastaba, porque debajo de sus ojos no sentía nada más que rencor y celos, impotencia y venganza. Sabia jugar bien las cartas, era el maestro de las máscaras. Conocía mis movimientos, afirmaba con sonrisas tener la habilidad de usarme como un as para matar, un viejo títere que acababa de encontrar. Pero no podía manejar mis sentimientos, y saberlo lo hacía perder el control. Era un caballero de armadura reluciente, que pasando los años se oxidaba como sus esperanzas de complementarse. Lo amaba como un hermano, y él a mí, como una arpía de un mal sueño que no lograba despertar. No conocía las consecuencias, temía vivir encadenada a aquella desdicha por siempre. Tampoco sabía cuanta carga de culpa llevaba en todo eso, solo no quería lastimar mas nuestros sentimientos. La distancia tomo el trabajo de dividir los caminos, de convertirnos en desconocidos.  Y el karma dio vuelta mi cara, ahí supe lo que se sentía ser el. Era una pobre niña, una ignorante santa que sintió el cansancio del silencio brotar de sus venas y la necesidad de dejar atrás la infanta soñadora de príncipes azules. Ya no quería mas las ropas de bebe, ni un hombre al cual amar. Contrario a mi destino, concreto sus sueños de complemento, de ensalce afectuoso de una obsesionada mujer que no lograba entender mi ya poco interés. Habíamos crecido, había aprendido del cambio. Quizás el destino se encargue algún día de dar algún punto, o dejarlo como esta, tal y como decidió quedar…Atrás.

8 de enero de 2013

Hit me just once. I wanna feel something

Dame un trago más e intentare olvidar todas las mentiras que repites cada noche, intentare recordar lo feliz que fui en tus brazos alguna vez. Pero ya no quería ser salvada...no me interesaba. Comencé a entender las reglas de su juego y a jugarlo también, siendo tan solo un peón y él, el rey controlador. Su indiferencia ante mi dolor me daba más ganas de verlo. No importaba cuantos veranos pasaran, su corazón era hielo solido como sus gestos, frió como sus sentimientos. Podía hacerme sentir deseada como nadie hasta hacerme recordar con cada partida que tan sola despertaba cada día. No había vuelta atrás; él era parte de mí, el dueño de mi primer beso, de mis primeros placeres. 
Cualquier alma dispuesta a salvarme sería recibida, aquel hombre no era más que una absurda obsesión. La gloria fue el beso de su falsedad hasta ver en lo que se había convertido, era una compañía temporal, un pasatiempo. Desde la ventana escuchando ese rock que nos gusta a los dos, la silueta de sus ojos llenos de nada más que lujuria o anhelo de llenar una soledad igual o más grande que la mía, parecían pedirme a gritos besar mi piel. Presa de sus deseos, el sabor de aquel choque era como un vaso e agua helada en un día soleado. Quería que me saque del sol, que me lleve a lo oscuridad donde pueda tocarlo, donde comenzó todo. Era una droga que me destruía al igual que su calor y mi mente no es tan inteligente; mantener mi cuerpo limpio por más mugre que haya entrado en mi ser era como tener cenizas en mi boca, y la ignorancia era mi pan de cada día. Ya no era la misma mujer, la misma hija, la misma santa. Y aquellos caminos que antes no solía conocer, hoy los visito con frecuencia encontrando a pesar de todo algo nuevo para entender. 

17 de octubre de 2012

My last words

No suelo rezar, pero esta noche me encuentro arrodillada. ¿Cómo se olvidan estos años? ¿Cómo se cambia tan rápido de parecer, dejando todo atrás sin importar lo que alguna vez siempre estuvo a tu lado? Qué triste esto que estoy escribiendo. ¿Habrá después algo mejor? Muchas preguntas y aunque parezca raro tengo todas las respuestas. No sufro aquellas dolorosas decisiones, pero tengo tantas penas en mí ser; tan poco tiempo quedaba para no vernos como antes y en tan poco tiempo nuestro mundo comenzó a nublarse de repente… y ya no pude mas verte. Ahora puedo darme cuenta de que logre perderte. Y no hay vuelta atrás, cambiaste de rumbo como los cambios de cualquier viento. 
La esperanza se me escapa y dejo de existir. Y aunque siempre lo dudaste, nunca deje de amarte, nunca estuviste de más. No verte mas hace que no sepa donde este, ni sepa quién vive a mi alrededor; hoy solo veo flechas en mi dirección, carteles de perdón. El paquete de cigarros que había comprado esa tarde tenía cada vez mas advertencias, igual que las que me habías hecho, igual fue la forma que las había ignorado. Todas las imágenes que recorren ahora en mi mente son como disparos por la nuca, proyecciones en un segundo que me hielan al instante, escupo sangre y llanto, quisiera saber cómo volver a armar todo otra vez. El calor de aquel fuego no alcanzaba para mantener a temperatura mis delgados dedos; tenía tanto frio. Todo se había vuelto tan oscuro; y al caernos entre las rocas, ya no estaría la otra para dar la mano, alguien mas había tomado ese lugar. Respeté su partida, pero como ultimo favor, suplico que su alma viva intensamente…”Amiga por favor no te olvides de mi”
- Bueno, heme aquí después de un rato largo que no escribo. Quiero agradecer a las personas que me leen, pero especialmente a aquellas que me comentaron mi último escrito. Aquello que pase no fue fácil y no esperaba tales comentarios; no puedo agradecer con palabras lo que he aprendido de cada personita maravillosa que se preocupo, lo que me ha enseñado siempre con respeto y cariño. Muchas Gracias por eso, los amo mucho tanto como a este mundo, espero que alcance. 

2 de septiembre de 2012

Never was a girl with a wicked mind but everything looks better when the sun goes down

No recuerdo bien cuanto alcohol tome esa noche, o como termine con un desconocido en un manoseo inconsciente en aquel boliche siendo vista por tanto público. “Zorra, Puta, Fácil”. Palabras cortas, conceptos indelebles. Nunca me había sentido tan sucia, nunca personas tan cercanas me habían dicho cosas tan irrepetibles, tan imperdonables. Me habían castigado con sus rostros, con su asco. Y las personas más lejanas que me habían lastimado alguna vez, fueron las únicas que me cuidaron y entendieron, aquellas que no me juzgaron.
-"Lucia tenes 18 años esto es lo mas normal del mundo no te sientas así te estas divirtiendo"
-"Yo no soy así lo juro, yo no soy así" 
Creo que aquel lado que siempre conocí pero nunca demostré, me había hecho ver también lo sola que estaba. Había estado buscando un minuto de calor, un segundo de choque; solo para poder tapar aquel hueco que se formaba al recordar que no había nadie alrededor, nada que esperar.
 ¿Cómo se vive toda una vida llena de nada? ¿Cómo se coexiste con aquella sombra negra, aquel lado tan oscuro y extrovertido tan desconocido? Que este sola y nadie me entienda, que mire el techo y no recuerde quien era. La única persona parada en mi camino era yo misma, la única que sonreía de forma macabra, la que asentía firmemente dándome su mano y pasear por otro camino. Una caja de música, una sonrisa inocente...Pequeñas cosas que dejamos atrás junto con los que no crecen, junto con los que no quieren entender. 

11 de agosto de 2012

Heartless girl

Una helada peculiar entre todas las demás… una fría como siempre pero contraria brisa comenzó a crear una especie de cambio, aquel aura estaba dispuesto a dar una oportunidad a un nuevo sol. Pero el viento dudaba al ver los ojos de aquel rostro tan distraído. ¿Esto es lo que en verdad quería? Aquella estrella en el centro del sistema solar, lograba notar que no anhelaba presencias cerca suyo, su corazón siempre fue como un libro, todo el mundo podía leerlo. Había visto un salvador, un redentor en una fría noche de invierno. Le hizo ver la luz del día tan solo un instante, hasta que supo que no había nadie más, nada a que enfrentar. Por tanto tiempo había deseado sentirlo hasta lo más profundo de sus huesos, si tan solo lo hubiese visto. Ahora todos los rostros a su alrededor son desconocidos, está en un mundo paralelo. Se precipita a un vacio pero oculta la cabeza, ojala dejara de ahogarse en el dolor. Yendo a ningún lado, no tiene destino. Es un ave que no puede volar, un humilde pingüino. Y ahora que nadie seca sus lágrimas, que nadie estuvo para sacarla de aquel aire que le impedía respirar, sabe ha perdido pero al mismo tiempo ha ganado. La han infectado con amor y llenado de veneno. Debía sorber la tinta negra hasta sacarla, y aquella en su corazón ardía como el mismo fuego; hasta que finalmente todo fue solo un silencio. No había más dolor, no había más oscuridad. Había aprendido a sacar su propio veneno, había sido su única salvadora. Por eso decidió contemplar sonrientemente las estaciones que restaban de la mano de su fiel gato con botas, de su siempre presente taza de té y su libro favorito. Faltaba un mes para la primavera, cuatro para el verano, siete para el otoño y una eternidad, para volverse a preocupar. 

7 de julio de 2012

Machine gun

Hemos cambiado y los tiempos también. Ya no hablamos como antes ni reímos igual. Hemos crecido, las cosas no marchan en el mismo camino. ¿Fue algo que dije? Necesito salir del aire, no puedo respirar. Hemos tenido experiencias que me han llevado a sospechar de sus propios límites, desde intimar hasta el hecho de querer siempre más. No hay habla ni ganas de pensar. ¿Por qué se hace siempre tan difícil? Es horrible saber que en su ausencia todo es armonía, todo es paz. Sé que cuando las cosas no marchan bien no significa que siempre estuvieron mal pero sostengo lo que puedo a la gente  en mí alrededor para lograr que no la empujen más atrás, intento hacerle entender que no todo gira en su entorno, que no todo es material. Que la diversión no incluye el descontrol, que la libertad no es libertinaje. 
Lo más importante son las cosas simples, no importa cuánto tiempo dure algo, lo importante es saber que alguna vez existió. Que pueda entender que como el sol que nace cada día debemos no pensar en la noche anterior, que nunca es tarde ni muy temprano para empezar de nuevo; para ser quien quisiésemos ser. Sé que no hay límite de tiempo, podemos avanzar o estar en el mismo lugar. Pero estar siempre orgullosos de nosotros mismos. Y si no es lo suficiente, poder tener la voluntad de comenzar todo nuevamente. Espero algún día tener el valor de decir estas cosas, el silencio nunca es suficiente ni tampoco la paciencia absoluta.  

9 de junio de 2012

Estados

Día 1


Confundida. Han pasado muchas cosas en muy poco tiempo y no entiendo que siento después de todo. Hace un mes hubo una persona que se olvido de mis sentimientos, que rechazo mi cariño y  rompió mis sueños. Lo había intentado todo, y su respuesta seguía firme. Ya no quedaban dudas. Pero hay alguien dispuesto a salvarme, alguien que me da su mano y quiere compartir su camino. Poco a poco voy quemando mis viejas ilusiones y riendo a su lado, sonriendo a mí misma...O es lo que quiero? Hoy lo vi, hoy lo conocí. Y no recuerdo haber olvidado las maldades del mundo siendo tan feliz este día…Me beso por primera vez, MI primera vez. Esto es amor? Esto es real? Me revolvía la panza, mi risa nerviosa, su mirada y la mía, no había nadie más, al fin… estoy segura. 
Día 2
Miro detenidamente el teléfono, esperando las respuestas a mis 10 mensajes. Está muy frio y distante y no sé, si mi mente crea demasiadas ilusiones, o si en verdad no hubo nunca un “nosotros”. Si en verdad todas sus palabras no fueron más que mentiras y por dentro su interés por aprovecharse de mi inocencia fue tan fácil como de enamorarme. No me arrepiento de nada, más que de haberme tragado sus inventos. Si esto fue un chiste o una apuesta y yo un premio, no tengo más ganas de seguir con esto, no quiero más lastimarme ni seguir intentando. Quiero cerrar esta puerta con llave y me mudarme al fundo de algún mar, a ver pasar los días que de igual forma en lo profundo, son todos iguales.
 Día 3
-Estas bien?
-Si, por?
-No sé, no me contestas los mensajes. Si ya no queres verme decímelo, porque me estoy lastimando mucho de tanto pensar.
-Estoy ocupado y no tengo tiempo de hacer muchas cosas como contestarte, hablamos después.
No puedo traducir muy bien sus últimas palabras. Todavía su marca está en mi piel y la noción de saber que ya nada queda, nada más que un montón de incoherencias de su parte que el viento arrastrará y una lagrima de recuerdo, de rencor. He muerto tantas veces y es tan loco que nadie pueda salvarme más que yo misma. No hay pociones para el amor ni una cura para este dolor. Hay un bloqueo, un corte donde la luz se apaga y vuelve a encenderse y me encuentro en una esquina entre la furia y la calma, mirando el techo esperando una respuesta. Veo que el mundo no es como me lo cuentan, quisiera ser feliz en una realidad distinta.

12 de mayo de 2012

You can't trust a cold blooded man, he'll love you and leave you alive

En esta ciudad tan muerta, cuenta me doy que aquella nube gris en el cielo y ese viejo farol saben que tan cansada estoy. Me vieron caminar mojada de la mano con la nada, deteniéndome escondida de la luz detrás de una rota pared. Todo este tiempo pretendiendo…¿cuento mas pensaste llenar tu boca con mentiras? No sé por qué siempre ocurre lo mismo, la sensatez de las palabras se vuelven cada vez más débiles. Cada frase suya que alguna vez me hizo sentir hermosa, hoy  golpea fuertemente mi pecho. Se quiebra mi voz, cada letra de su nombre rompe mis cuerdas vocales y me cuesta sonreír, quererlo es como soportar el dolor de mil espinas, solo para recoger una rosa que al final, marchita se muestra como es
¿Podre algún día despertar no recordando esa marca en su nariz del lado izquierdo? ¿Las muecas de su risa o el modo en que se mueve? El destino parecía de mi lado y se suponía que íbamos a ser lo que siempre…pero ¿No lo ves? Pudimos tenerlo todo, el mundo en nuestras manos. Nunca seré lo suficientemente buena. Ni cambiando a tu preferencia, ni cumpliendo cada uno de tus caprichos. Voy a aliviar el dolor hasta volverme de piedra, iluminabas mi mundo como nadie y ahora solo me resta descubrir cada dia que tan viva estoy. Me siento tan chiquita, no es como si estuviese muerta. Solo creo que en otra vida ojala pueda llegar a ser esa p#ta que siempre anhelaste. Solamente así, tan solamente así quizás podría haber hecho que te quedaras.
(Perdon por no contestar, tengo muchos parciales, ya contestare)

5 de mayo de 2012

Solo Dios sabe si soy digna de estar en sus brazos



No sé…no se qué va a ser de mi vida el día de mañana. Para ser más explícita finalmente mis sentimientos serán manifestados al (tan conocido en este espacio) ser que colma cada segundo del día todos mis sentidos. Es patético, pero he de decir que tengo miedo. Bueno no, pero si. Miedo a su abandono, a su incomodidad. No quiero vivir con eso, pero tampoco puedo crear historias que nunca existieron o tener la sospecha de saber que  podría estar en otra parte si hubiese sabido hace rato su sentencia. Podría estar dormida como hoy, no recordando que día es;  estar perdiendo el tiempo remarcando mis errores, asqueándome de mi misma. O quién sabe, coexistiendo con alguien que esté dispuesto sentir de verdad. Prefiero pensar que las posibilidades son infinitas. Que además de un si, existe un no. Que no siempre lo que todos creen, es realmente lo que ocurre. Aprendí a vivir media viva, lo malo no me sorprende. Sin embargo soy  humana y como tal se que ese día la luz se piensa apagar y ahí es cuando comienzo a luchar, en esto estoy sola. 

4 de mayo de 2012

Premio #4

Muchas gracias por el premio 

(En un tiempo muy corto tendré mi propio premio, no tengo wow, tantos seguidores para esto pero quiero darles de alguna manera mi regalo)

25 de abril de 2012

Lost in paradise

 Jamás un trueno me había levantado como aquella noche a las 5 a.m. Supongo que algo significaba. Mire el celular y un mensaje suyo basto para hacerme entenderlo todo:
“No puedo dormir, estoy pensando en vos”.
-“Maldición, espero que no sea otro de mis sueños” dije
Y no lo fue, pero parecía demasiado bueno en mi vida para ser cierto. En esa fría y húmeda noche me dirigí a la escalera y seguí pensando en su mensaje


¿Por qué siempre lo hacía? Llamaba mi atención para luego serme indiferente. Todo me daba vueltas y perdida en el humo las cenizas seguían cayendo… ¿Iba por el cuarto cigarro? Estaba desequilibrada y mis dedos todos sucios. Estos momentos necesitaban música de fondo. E igual que en las películas un final, porque el desenlace está tardando y la historia empieza a aburrir. ¿Cuándo falta para que todo termine? Si es amor lo que tu corazón alumbra, por favor no dejes que el mío se extinga. De lo contrario, se que no tengo nada que hacer más que gastar mi tiempo disimulando mi vacío, aparentando estar viva.

20 de abril de 2012

But all the drugs in this world won't save her from herself

No sé porque me encamine a esa plaza aquella madrugada. Mis pies decidieron lo que mi alma no entendía. Al entrar un señor sentado escuchando la radio, niños colgados del árbol. Me dirigí hasta una larga banca que formaba un círculo y me sumí en esa fresca brisa de la mañana con el sol dándome en la cara. He estado muy triste estos últimos días, he hablado de mas, criticado por detrás.  ¿Cuándo estuve enojada con alguien que no sea conmigo misma? 
Cometí errores esperando de alguien alguna respuesta que me enseñe a curar. Pero sin embargo, ¿Dónde están esas personas que “Nunca nos dejarían”? La gente prefiere apuntar con el  dedo y volver cuando todo es mejor. El giño de un desconocido paseando su perro me dio a entender que debía retirarme de ese lugar. En el camino caí en la cuenta de que… ¡Maldita sea! Necesitaba a ese insensible roedor que me había mentido por años. Necesitaba su oreja falsa, sus consejos manipuladores. El pulso me temblaba y deseaba estar en otro lugar. Nadie parecía oírme cuando comenzaba a llorar, ¿Tampoco notan que soy humana como todos los demás? Puedo sentir. Y sé que podía probarlo, la tinta se estaba corriendo en ese momento. 
(Gracias a las nuevas personitas que decidieron pertenecer a mi mundo )

7 de abril de 2012

La verdadera dirección vive dentro de ti


Necesitaba tocarlo y no pervertidamente. Su mano sosteniendo la mía y su olor de aquel día…Tenía su olor en mi cuerpo, en mis hombros y brazos…era exquisitamente adictivo. Se había convertido en una especie de droga. En mi propia marca de heroína. Había algo en él que me empujaba como un imán, un magnetismo provocado por la corriente eléctrica que causaba cuando su cuerpo chocaba contra el mío, sentía el calor de su sangre ramificándose en mi piel, transmitiendo mil sensaciones que me hicieron olvidar la existencia de un universo. ¿Por qué es tan cruel el mundo de hacerlo ciego, de hacerlo tan lejano? Quisiera dormirme sosteniendo su mano y despertar todos los días pudiendo tocar con la yema de mis delgados dedos su delicada espalda. Besar cada uno de sus lunares y conocerme de memoria los secretos de su sonrisa.

1 de abril de 2012

Waiting for the day to shake

Hace unas horas me preguntaba por qué siempre fui la chica de las manos frías, por qué mí alrededor se sorprendía cuando decía lo que sentía. ¿Por qué si no me cuesta querer, me cuesta demostrar? Luzco indiferente frente a los que más quiero y es por lo que más me odio. La gente nos señala con el dedo, nos llaman “fríos” sin saber que jodido significado puede tener esa palabra. 

Si fuese fría, no estaría escribiendo esto…no estaría preocupada. Esto de verdad es doloroso, somos seres en peligro de extinción que pedimos perdón en nuestra mente día a día a los que queremos por no abrazarlos cuando lo esperan, por no decirles lo maravillosos y hermosos que son. Pero supongo que al menos sé que cuando digo “te quiero” lo hago honestamente, sé que en algún lugar nuestra frágil timidez es una especie de fuerza y que moriré buscándola.

28 de marzo de 2012

El conejo Blanco y mi país de las maravillas.


Desde niña soñaba con un mundo fuera de mi alcance, mi propia utopía. La ilusión perfecta llamada “Paraíso”, donde para llegar solo necesitaba cerrar los ojos. Era solo mía, podía descansar de la destrucción y del odio, podía ser perfecta. Al llegar un arce japonés tiñe mi vestido blanco a rojo, haciendo caer pequeños pétalos detrás de mí. Tres grandes cercidifilos encuentro combinados raramente con majuelos, dando esas hermosas flores de nieve. En el camino encuentro un sendero lleno de eucaliptos y hayas. Y en el suelo grandes cantidades de hojas de disanto me insisten a abrazarlas y a rodar junto a ellas. Caigo cerca de un bayán, donde siempre jugaba a las escondidas sola, escondiéndome de mí misma creo, de la desafortunada chica que tenía que volver al mundo algún día. A la derecha un corto rio; vive un sauce llorón con un pequeño banco color caramelo. Aquí el sol no quema, el frio no congela. Siempre me encontré con papá para hablar en ese banco y cada vez que me hacía reír, el viento desprendía flores de manzano y camelia de su árbol, haciéndolas bailar en el aire. Al final del sendero dos grandes y largas hileras de magnolias me conducen a una puerta de roble, despidiéndose. He perdido el camino de regreso a mi país de las maravillas. Quisiera a veces despertar de la realidad…volver a mi hogar. 

14 de marzo de 2012

Síntoma de infección

¿A dónde van las promesas hechas y las ilusiones jóvenes? Fue hace tanto tiempo  que apenas recuerdo nuestro primer encuentro. La amistad parecía eterna y los problemasnulos. Me sentía como el cielo, y termine estando el mismo suelo. No es culpa mía que tus sentimientos no sean iguales a los míos, que viva mi vida y sepas poco de mi. Me prometiste amistad y fue maltrato lo único que recibí. Nadie es dueño de nadie, nadie es culpable de nada. Atrapada entre la verdad y la paciencia, saber que es necesaria la distancia final, saber que duele partir. Pero no puedo volver el tiempo atrás, no puedo entrar a mi cuarto y advertirme de nada. Sin mirar como es el cielo, me estoy sepultando viva.

12 de marzo de 2012

La cronica de na adolescente confusa: Parte II Final

Y esa noche volviste a aparecer. No miento ni invento. Estábamos hablando por teléfono. El día estaba nublado y mama se había ido a visitar a sus pequeños pimpollos de jazmín. Dijiste que tenías miedo del mundo. De perderme, que te estabas dando cuenta que realmente me querías. Llorando te dije que siempre estaría y no me creías. Me cortaste, y como si la distancia no existiese apareciste en mi puerta y empapado por la lluvia con un buzo gris me pusiste los brazos en los hombros, diste un respiro y un “te amo”. Sin darme espacio a las palabras me besaste. Sonó el despertador y los gritos de mama para ir a comer. Me dolía la cabeza, pero un mensaje tuyo me alivio como el efecto de una aspirina. Me pusiste que habías soñado conmigo y apoyándome en las paredes tambaleando le pregunte a mama como estaban los jazmines. Me preguntó con preocupación de que estaba hablando. Solté un gemido y me tape la boca: Estaba  soñando.

10 de marzo de 2012

La cronica de una adolescente confusa: Parte I


Me levante a la noche.  El insomnio molestaba y mi gato con botas recién se despertaba de su larga siesta. Fui al balcón un rato para recordar el aire fresco y el silencio de la calle. Los pequeños falanges de mi mano izquierda escritos con marcador en cada uno formaban la palabra “Love” y mi cigarro húmedo, difícil de prender presenciaba aquella noche.  Me detuve a observar el movimiento del cigarro. Y es irónico pensar que me sentí igual que aquel inútil tabaco. Por fuera, las cenizas caían hasta volar lejos con el viento y por dentro, un fuego intenso dispuesto a quemar lo que sea, un fuego con miedo a morir. “No estás enamorada, estas enganchada.  Si lo estuvieses, te pondrías nerviosa siempre que te habla, sentirías mariposas” me dijeron ese día. Lo medite, y es que no siento mariposas cuando hablamos, siento un apagón y de repente una luz. Una euforia constante y es como si hablara conmigo misma,  como si te conociese de toda la vida. ¿Qué significa eso? Termine el cigarro y volví a la cama, deseando no verte también en…

(Gracias por todos los comentarios y los nuevos seguidores que se encuentran presentes en este mundo. De verdad me hacen muy feliz y espero poder hacerlos sentir a ustedes igual siempre que lo necesiten)